Soy una mascota, pero soy la mejor

Cuando le preguntan las chicas en los bares a que se dedica, el dice muy orgulloso:  Soy una mascota, pero soy la mejor. Y se queda en la gloria. Luego la chica se va, pero el sabe que si bien no cuenta con el calor del sexo femenino, el calor de su publico no le falta. Termina su cerveza y se va a su casa a masturbarse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies